Deltoides: Todo lo que necesitas saber

De acuerdo con las nociones y definiciones de anatomía, el deltoides es un músculo par de los mamíferos con aspecto triangular. De esta última característica es de donde proviene el origen de su nombre. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre el músculo deltoides.

todo sobre el deltoides

Definición y origen del término

La aparición más antigua de este término se encuentra en los escritos del médico por excelencia, Galeno, durante el siglo II a.C. El contexto evidentemente es Grecia, y más allá de hacer referencia a un músculo en forma triangular, era un adjetivo para todo elemento o cosa con forma o figura de delta mayúscula Δ, que era nada menos que la cuarta letra del abecedario griego.

De manera que deltoides es una unión entre el vocablo delta, que es la letra del abecedario que antes hemos reseñado, más el sufijo oides, presente en la lengua española en otros términos como espermatozoides, androides, mastoides y más.

Ahora bien, en español existe un uso definido de la palabra delta y es el que designa las desembocaduras de los ríos. Ese uso también es antiguo, puesto que se cree que la palabra delta tiene un origen semítico (o al menos así lo define Plinio el Viejo en el siglo I a.C) y que ya desde la antigüedad se usaba para referir a la desembocadura del río Nilo. Y si te preguntas por qué, la respuesta se haya nuevamente en la forma, y es que las corrientes de agua forman un complejo sistema de ramificaciones que se disponen en forma cuasi triangular (como la mencionada letra del alfabeto) hasta desembocar en el mar.

En ese contexto, debe prestarse mucha atención a la utilización de la palabra deltoides porque no solo se refiere al músculo, si no a otras cosas que por su forma aluden a la letra delta del alfabeto. Por ejemplo está la dianthus deltoides, cualquiera en primera instancia podría pensar que se trata de un término médico o anatómico, pero en realidad es una herbácea, una planta floral de la familia de las cariofiláceas; sus flores son pequeñas, de color morado o violeta. Nada más lejos de la anatomía.

El músculo, como mencionamos en un principio, se bautizó de esta manera por su forma triangular similar a la delta mayúscula griega.  Pero aunque Galeno hace su mención en el siglo II a.C., no es si no hasta la época medieval, en algunos documentos en latín, que se hace mención y descripción del mismo. Pero ya para el Renacimiento, el término aparecía en textos en otros idiomas. Por ejemplo, el médico francés Ambroise Paré (1510-1590) incluye este músculo en su libro de anatomía en el año 1562. Por otro lado, en el libro Anatomía Completa del Hombre de 1728, escrito por el médico español Pedro Martín Martínez (1684-1734), aparece la palabra deltoides como vocablo español por primera vez.

Dicho esto, podemos definir el deltoides como un músculo triangular, o con forma de semicono hueco, que cubre la extremidad proximal al húmero, rodea la articulación del hombro y une la cintura escapular a la diáfisis humeral.

Es un músculo triangular porque los fascículos anteriores y posteriores que lo conforman se dirigen en línea casi recta hacia abajo lateralmente; mientras que los fascículos medios también se dirigen en línea recta hacia abajo pero flexionándose a través de la cabeza del húmero. Todos estos fascículos finalmente se encuentran en la tuberosidad deltoidea, ubicada en la parte media del húmero.

Ahora bien, como mencionábamos en un principio, el deltoides es por definición un músculo propio de los mamíferos, así que además de los humanos, los animales de esta clase también lo tienen, solo que por su anatomía se dispone de manera diferente.

Músculo deltoides en animales

En animales como los caballos, los perros, los felinos, las vacas y otros, el deltoides es el músculo fundamental entre los músculos del brazo. Aunque su inserción y origen es muy similar a la de los seres humanos (recubriendo el húmero), su función de abducción del miembro y rotación hacia afuera es mucho más vital. Recordemos que estos mamíferos se apoya en cuatro patas, así que si este músculo no funciona bien o presenta alguna lesión, el daño en la movilidad de estos animales es mucho más severo. En los humanos, por otro lado, claro que se afecta el movimiento orgánico del brazo, pero no la movilidad vital. De ahí la diferencia elemental entre la función de este músculo en animales y en humanos.

Músculo deltoides en humanos

En el hombre, este músculo se inserta por encima de la clavícula y el omóplato, por debajo del húmero, y es así como forma el contorno o relieve del hombro. Para saber más al respecto revisamos su anatomía a continuación, desde su origen e inserción, sus características, su función, sus partes y los cuidados y los riesgos.

Músculo deltoides origen e inserción

deltoides

A nivel general, este, es un músculo grande y fuerte de la articulación del hombro que recubre y conforma la anatomía superficial del mismo. Cabe señalar que es un músculo inervado por el nervio axilar, rama del plexo braquial.

Además, tiene tres partes, y cada una de ellas tiene a su vez un origen diferente: la parte clavicular nace en del tercio lateral de la clavícula, la parte acromial guarda su origen en la parte espinal del acromion, y parte posterior por otro lado nace en la espina de la escapula. Pero a pesar de que tienen un origen diferente, todas esas partes se insertan lateralmente en el eje humeral en la tuberosidad deltoidea.

Por otra parte, el músculo finalmente converge con la vena cefálica (encargada entre otras cosas de unirlo con el pectoral) que se convierte en la vena axilar en la parte del surco deltopectoral. Sintetizamos a continuación su origen e inserción.

Origen:

Parte anterior:  se origina en el anterior del tercio lateral de la clavícula

Parte medial : se origina en el borde Lateral del acromion

Parte posterior:  se origina en el borde inferior de la espina de la escapula

Inserción

Todas las partes por igual descienden y se unen en un tendón común que se inserta en la tuberosidad deltoidea en la superficie lateral del eje humeral proximal.

Características del deltoides

A continuación desglosaremos algunas características del músculo, junto con algunas definiciones anatómicas importantes en torno a él.

deltoides características

Los fascículos

Las fibras de este músculo se estructuran en tres fascículos:

1.  El fascículo cardiovascular o fascículo anterior se inserta en la clavícula y es fundamental para los movimientos de rotación interna y flexión de hombro. En otras palabras, este fascículo participa activamente en el movimiento de elevar el brazo hacia adelante.

2. El fascículo espinal o posterior se inserta en la espina de la escápula y es fundamental para los movimientos de rotación externa y extensión. En otras palabras, este fascículo participa activamente en el movimiento de elevar el brazo hacia atrás.

3. El fascículo acromial es el que se inserta en el acromion, que es un relieve óseo propio de la escápula. Este es el músculo más potente y su función es la separación (abducción de hombro).

La relación

El músculo se relaciona a través de su vértice, sus dos caras y sus dos bordes.

1.  Caras

Cara superficial: es subcutánea y es la responsable de la forma de la región deltoidea.

Cara profunda: da cobertura a la articulación del húmero. Se separa de esa articulación por medio de la bolsa subdeltoidea, una formación autónoma que se produce por los movimientos del brazo, y que puede sufrir alteraciones patológicas muy particulares (periartritis escapulohumeral).

En esta cara, el deltoideo en su parte intermedia cubre atrás: a los músculos infraespinoso, redondos menor y mayor y la cabeza larga del tríceps braquial. En la parte media cubre el supraespinoso, la cabeza humeral, el tubérculo mayor del húmero, el surco intertubercular, el tubérculo menor y la inserción humeral del músculo pectoral mayor.

2. Bordes

Borde posterior: su dirección cambia la posición del brazo, pero en general, este borde cruza los músculos posteriores y la cabeza larga del tríceps. De está última se separa por un espacio que a menudo se utiliza para descubrir el nervio radial por vía posterior.

Borde anterior: este borde se separa del pectoral mayor y se acerca a la clavícula por el surco deltopectoral, cuya  amplitud puede ser muy variable. El surco deltopectoral alberga la vena cefálica, la rama deltoidea de la toracoacromial y ramos de los nervios supraclaviculares del plexo cervical y ganglios superficiales.

3. Vértice

El vértice del músculo se introduce como una cuña en el borde superior del músculo braquial,. El vértice es puntiagudo y el músculo braquial lo recibe con una entrante en forma de V.

Inervación

La inervación del músculo la proporciona el nervio circunflejo (axilar), en las raíces C5 y C6. El nervio axilar o circunflejo corresponde al plexo braquial y está estrictamente destinado al hombro (no al brazo). Este nervio pasa entre el deltoides y el húmero. También redondea el cuello del húmero junto a la arteria circunfleja posterior.

Cuando el nervio axilar se lesiona, la forma del hombro se modifica y se produce la parálisis del deltoides. Al mismo tiempo, también puede perderse  la sensibilidad de la piel de la parte superolateral del brazo, y la capacidad de levantar el brazo (abducción).

Vascularización

El músculo cumple su función de vascularización al recibir las ramas de la arteria circunfleja humeral posterior. Esta última, por su parte, es una rama colateral de la arteria axilar que sigue el mismo trayecto que el nervio axilar. En el deltoides, se anastomosa con la parte anterior de la mencionada arteria y se cumple así lo que se conoce como el ciclo peri humeral.

Músculos sinergistas

Los músculos sinergistas del deltoides son el supraespinoso, infraespinoso, redondo mayor y menor, subescapular. Los músculos sinergistas son los que actúan junto con los agonistas, para hacer un movimiento. Por ejemplo, para la flexión de codos, el músculo más implicado es el bíceps (un músculo antagonista), pero también ayudan el braquial anterior y el coracobraquial (que son sinergistas).

El supraespinoso es un músculo piramidal que nace en la fosa supraespinosa de la escápula (antiguamente omóplato). Su tendón pasa por debajo del acromion y se fija en la punta de la tuberosidad mayor del húmero (antiguamente troquiter). Es un músculo profundo que no se palpa con facilidad y como dijimos antes, es sinergista del deltoides.

El infraespinoso, por su lado, se origina en la fosa infraespinosa y la ocupa totalmente. Su tendón pasa por la cara postero-externa del tubérculo mayor del húmero, mayormente conocido como troquiter. Allí, el tendón se dirige a la carilla más externa del troquiter. Ayuda al deltoides porque es un músculo muy superficial, pero está cubierto por una fuerte fascia que termina por unirlo a la escápula.

El músculo redondo mayor, como su nombre lo indica, es redondeado y voluminoso, ubicado en la región posterior del hombro. El redondo menor es más pequeño que el mayor, pero del mismo modo se ubica cerca de este, en la parte posterior del hombro.

El músculo subescabular se origina en la totalidad de la superficie de la fosa del mismo nombre. Sus fibras se insertan en el tubérculo menor del húmero, desde donde interfieren en el proceso de movilidad del deltoides. Pero por otra parte, este músculo no participa del modelado del hombro porque se ubica entre la escápula y el músculo serrato anterior que lo separa del tórax.

Los músculos agonistas

Los músculos agonistas son los que se encargan principalmente de producir un determinado movimiento. En ese contexto, es el deltoides el que colabora con la función agonista de músculos como estos: el subescapular, pectoral mayor, dorsal ancho, Teres principales, biceps braquial, coracobraquial, pectoral mayor, dorsal ancho, pectoral mayor, redondos y el infraespinoso. Estos músculos son los principales responsables de movimientos como la flexión del brazo, extensión del hombro, la rotación externa e interna del hombro, la abducción y flexión del mismo, entre otras cosas.

Partes del deltoides

El músculo consta de tres partes o porciones que se distribuyen de la siguiente manera:

partes deltoides

Porción anterior

Ocupa la parte delantera del hombro y bajan hasta la mitad del húmero. Se origina en la cara anteroposterior del extremo externo de la clavícula. Visualmente se puede distinguir con facilidad porque está formada básicamente por 2-3 vientres musculares separados nítidamente del pectoral mayor. Y en cuanto a su inserción, se une con el resto de tendones en la v deltoidea por la cara lateral externa del tercio medio del húmero.

Porción media

Ocupa la parte media del hombro y baja hasta la mitad del húmero. Se origina en el acromion y es un solo vientre muscular. Del mismo modo en su inserción se une con el resto de tendones en la v deltoidea por la cara lateral externa del tercio medio del húmero.

Porción posterior

Ocupa la parte posterior del hombro y baja hasta la mitad del húmero. Su origen se encuentra en la espina del omoplato, que ocupa totalmente excepto en su parte más vertebral. Consta de 4 vientres musculares y se inserta en la v deltoidea por la cara lateral externa del tercio medio del húmero.

Función del deltoides

El deltoides es el músculo que mueve y da estabilidad a la articulación del hombro. Los movimientos de este músculo pueden actuar como antagonistas y sinergistas, todo depende de la posición del húmero y de la parte específica del músculo.

Pero a nivel general, debes saber que la articulación del hombro es una estructura conformada por muchos músculos que permite un amplio espectro de movimiento. De hecho, es la articulación con mayor movilidad del cuerpo humano, y muchos músculos y estructuras óseas trabajando en conjunto logran ese mérito.

movimiento deltoides

Este músculo concentra una amplia gama de movimientos del hombro debido a su ubicación y la gran amplitud de sus fibras musculares. Sin embargo, estas funciones se pueden resumir en flexión – extensión, abducción – aducción y rotación interna – externa. Aquí las detallamos a continuación:

Flexión

También se le conoce como flexión hacia adelante y es el movimiento del hombro que se ejecuta cuando el brazo se levanta hacia adelante del cuerpo. En ese orden, es un movimiento que usamos mucho en la vida cotidiana; por ejemplo, cuando apuntamos a algo que está frente a nosotros, cuando estamos en la cocina y nos disponemos a tomar un tarro frente a nosotros, o cuando estamos en la biblioteca y tomamos un libro de su lugar. Todas estas acciones requieren necesariamente un movimiento de flexión del hombro.

Cuando se hace una flexión, se espera que el rango de movimiento normal sea de 180 grados, y para medirlo se debe tener la palma de la mano hacia el lado del cuerpo, mientras que el brazo se mantiene recto. Esta medida se toma desde una posición neutral hasta el punto más alto al que se pueda elevar el brazo por encima de la cabeza.

En los gimnasios a menudo muchas personas suelen realizar flexiones para fortalecer músculos de  los hombros y en este caso el deltoides no es la excepción. Muchos entrenadores trabajan estos músculos a través de flexiones con los pies elevados, lo cual no solo beneficia a los hombros sino también a la parte media del cuerpo; sin contar que el esfuerzo físico es mucho mayor que el de las flexiones normales.

Extensión

Se le dice llama extensión a la acción de mover el brazo detrás del cuerpo.

La extensión es un movimiento muy importante y fundamental durante los calentamientos y estiramientos antes de los ejercicios de alto impacto y demanda. Pero sin irnos muy lejos, realizamos movimientos de extensión cuando sacamos la billetera de nuestros bolsillos traseros, cuando llevamos a alguien de la mano cuando caminamos delante o cuando llevamos los brazos hacia atrás  luego nos apoyamos para salir de la piscina.

El rango normal de movimiento de extensión está entre los 45 y 60 grados, y se puede medir cuando la palma de la mano está hacia el lado del cuerpo y el brazo se mantiene recto. La medida se toma desde la posición neutral hasta el punto más alto al que se pueda elevar el brazo detrás de la espalda.

Existe un ejercicio recurrente que combina la flexión y la extensión y se le conoce como movimiento de flexoextensión. Este se efectúa en el plano sagital, en torno a un eje transversal. Ahora, recordemos que la extensión es un movimiento de poca amplitud (45 – 60 grados), mientras que la flexión es un movimiento de gran amplitud (hasta 180 grados). Ese ejercicio de movilidad en el que giramos los brazos hacia adelante y hacia atrás es un movimiento de flexoextensión.

Abducción

Se le llama abducción al movimiento que aleja una parte del cuerpo del resto, lateralmente. Cuando hablamos de abducción en el hombro, nos referimos a cuando el brazo gira y se aleja del resto del cuerpo o cuando se hace que el brazo aletee.

El rango de movimiento normal de la abducción suele ser de 150 grados, y para medirlo se debe tener  la palma de la mano hacia el lado del cuerpo y el brazo debe estar recto recto. El rango debe ser apreciado desde una posición neutral, con el brazo colgando libremente al lado del cuerpo, hasta el punto más alto al que el brazo se puede levantar.

El deltoides es el abductor más importante de la articulación del hombro. Este tipo de movimiento es iniciado y mantenido por la parte acromial. Para ser más precisos, el movimiento se genera en el manguito de los rotadores y luego es llevado a cabo por el músculo deltoides.

Este tipo de movimiento es por ejemplo el que hacemos con el salto de tijeras, cuando subimos los brazos por los laterales para luego dar una palmada por sobre nuestras cabezas. El deltoides en este ejercicio funciona de la siguiente manera: una vez que que el movimiento ha sido iniciado por el manguito de los rotadores, el músculo del que hablamos, desde el acromion y su cercanía con la mitad del húmero, se hace cargo de levantar el brazo más hacia el lado.

La American Medical Association estima que como mínimo la abducción del hombro funcional debe llegar hasta los 120 grados cuando el húmero está en rotación externa.

Otro ejercicio de abducción que frecuentemente se practica en gimnasios para fortalecer el deltoides y otros músculos a fines es el levantamiento lateral con mancuernas.

Aducción

La aducción, contraria a la abducción, acerca la extremidad al cuerpo, que en este caso es el brazo. La región del húmero se mueve desde una posición en línea recta hacia el cuerpo. El movimiento aductor anatómicamente se combina con una extensión o una flexión, en ambos casos se le denomina aducción relativa o compuesta.

Pero recordemos que el hombro es la articulación con mayor movilidad y, en ese sentido, también puede tener una aducción horizontal, en cuyo caso la parte superior del brazo se mueve en forma horizontal, apegándose al cuerpo y paralelo al piso.

¿Cuando se realizan estos movimientos de aducción? son menos frecuentes, pero evidentemente necesarios. Cuando tomamos un objeto que está a nuestra izquierda con la mano derecha, entonces realizamos un movimiento de aducción. Cuando hacemos un calentamiento previo a una rutina de ejercicios de gran intensidad, y estiramos los brazos pasándolos al lado contrario a la altura de los hombros, paralelos al piso, entonces hacemos un movimiento de aducción. En resumidas cuentas, todo movimiento que acerca la articulación del húmero al cuerpo se le conoce como aducción.

Por lo general, los movimientos de aducción en sí mismos no benefician el crecimiento muscular en los hombros por que el rango de movimiento no es tan amplio. Pero si se le combina con otros movimientos (como cuando traemos las pesas de los laterales hacia el frente) sí que es muy efectivo.

Rotación externa

A la rotación externa también se le conoce como rotación lateral. Ambos nombres en todo caso se refieren al movimiento que se realiza con el codo doblado 90 grados, mientras se aleja el antebrazo. Este movimiento se realiza por ejemplo cuando se abre la puerta del armario.

Como hemos mencionado, el rango de movimiento suele ser de 90 grados y se mide con el codo doblado, desde la posición neutral (con el codo contra el cuerpo y el antebrazo delante del cuerpo) hasta el punto más ancho en que el antebrazo puede alejarse del cuerpo.

Este tipo de movilidad es ampliamente utilizada por deportistas que practican actividades en las que deben llevar los brazos por encima de la cabeza. El tenis, el baloncesto, el voleibol y el béisbol, son algunos de esos deportes. Y al mismo tiempo, son estos deportistas los más propensos a sufrir lesiones y daños en la movilidad interna y externa del hombro.

Rotación interna

A la rotación interna se le conoce también como rotación intermedia. Es una acción que ocurre cuando el codo se dobla a unos 90 grados y se acerca el antebrazo al cuerpo. El movimiento se utiliza mucho en la vida cotidiana, por ejemplo, cuando se cierra la puerta de un armario.

El rango de movimiento normal oscila entre los 70 y los 90 grados, y se puede medir cuando el codo está doblado a 90 grados, desde la posición neutral (con el codo contra el cuerpo y el antebrazo delante del cuerpo) hasta el punto más ancho en que el antebrazo puede moverse hacia enfrente del cuerpo.

Otra manera de medir el rango de movimiento es a través de la prueba del rascado de Apley, que es un examen ortopédico que busca desafiar la capacidad de movilidad del hombro. Los movimientos que se evalúan con este examen son los de rotación interna y aducción, rotación externa y abducción. Se considera que el rango de movimiento es normal, cuando en medio de todos los movimientos los hombros están bilateralmente iguales y simétricos.

Estas son las funciones de movilidad que el deltoides ejerce desde su ubicación en el hombro. En cada uno de estos movimientos (flexión, extensión, abducción, aducción, rotación interna y rotación externa) el músculo es fundamental y trabaja en conjunción con el resto de músculos del hombro, en antebrazo, el brazo y el tórax.

Qué pasa cuando hay una lesión

lesión deltoides

Muchas de las lesiones de los hombros suelen atribuirseles al deltoides, pero no siempre es el principal responsable. Entre las lesiones más comunes están las siguientes:

Síndrome De Pinzamiento Subacromial

Es un síndrome de desgaste en los manguitos rotadores, quienes lo padecen presentan dolor y pérdida de fuerza en los hombros, con un alto riesgo de rotura de tendones.

Tendinitis Del Manguito De Los Rotadores

Afecta el tendón del supraespinoso y a veces el resto de tendones del manguito. Cuando existe este tipo de lesión, la persona presenta una tendinitis aguda (dolor e inflamación) que si no se trata puede convertirse en crónica. Ocurre luego de un esfuerzo físico demandante.

Tendinitis Calcificada

Cuando una persona sufre de tendinitis calcificada por lo general sufre de una tendinitis aguda de inicio abrupto y con gran dolor. Las causas pueden ser genéticas o como consecuencia y secuela de un trastorno metabólico.

Rotura del manguito rotador

Bien sea por traumatismo por accidente, luxaciones traumáticas o trauma por fatiga (en el caso de los deportistas), la rotura del manguito rotador causa  dolor brusco e incapacidad para elevar el brazo.

En todas estas lesiones, el deltoides se encuentra involucrado en primer o segundo plano.

Cuidados y ejercicios

El deltoides es uno de los músculos que los fisico-culturistas aman entrenar y fortalecer. Al mismo tiempo, los deportistas cuyos brazos son el medio principal en su deporte (basquetbolistas, tenistas, beisbolistas, voleibolistas, etc.) demandan mucho de este gran músculo. Y en la vida cotidiana, por otro lado, todos hacemos uso funcional de él en el marco de la movilidad elemental del hombro y el brazo. Entonces, es evidente que se trata de un músculo muy demandado, así que es necesario tenerle cuidado.

El cuidado más importante es no sobre exigirle, bien sea por rutinas de ejercicios, deportes o actividades de la vida cotidiana. Y si bajo alguno de estos contexto sufre algún daño por agotamiento, lo mejor es dar el debido reposo. Si no cuidamos este músculo tan importante para el cuerpo humano, lamentablemente la movilidad se verá afectada severamente.

Deltoides: Todo lo que necesitas saber
4.9 (98.82%) 17 votes